Inicia una conversación con amigos y familiares directamente sobre el impacto de la carne y los derivados lácteos - Menos carne, más vida - Greenpeace - Menos carne, más vida - Greenpeace

Inicia una conversación con amigos y familiares directamente sobre el impacto de la carne y los derivados lácteos

Comprométete con esta acción

11 cosas que todo el mundo debería saber sobre la carne y los derivados lácteos industriales

La carne y los derivados lácteos industriales tienen un gran impacto sobre el clima, los bosques, el agua y la salud. ¿Quieres compartir información con amigos y familiares sobre el problema pero no sabes por dónde empezar? Te echamos una mano. Estos once datos ilustran la verdadera magnitud del daño que provoca la ganadería industrial.

  1. El número de cabezas de ganado en la tierra es abrumador. El número de gallinas, cerdos y vacas que se sacrifican por cabeza se ha más que triplicado entre 1961 y 2009, llegando en este año a más de diez animales sacrificados por cada persona.
  2. La agricultura industrial es una amenaza para el clima que crece a toda velocidad. Si no hacemos algo, la previsión es que para 2050 el 52% de las emisiones de gases de efecto invernadero provengan del sector agropecuario y el 70% de las mismas vendrán probablemente del ganado.
  3. El ganado utiliza un cuarto de la superficie del planeta. La tierra total utilizada para que paste el ganado supone alrededor de un 26% de la superficie terrestre del planeta.
  4. Los residuos de la industria cárnica y láctea están ahogando los mares y los lagos. El ganado industrial es responsable del rápido crecimiento de las zonas muertas. El número de zonas muertas se ha incrementado desde 1992 en un 75%.
  5. El sector agropecuario contribuye tanto al cambio climático como todos los coches, aviones, trenes y barcos juntos. Las emisiones del ganado suponen un 14% de las emisiones de gases de efecto invernadero, más o menos lo mismo que las de todo el sector del transporte.
  6. Producir carne puede agotar los recursos hídricos. La ternera utiliza por gramo de proteína seis veces más agua potable que las lentejas o las judías.
  7. La carne procesada ha sido clasificada como potencialmente cancerígena. En 2015 el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer clasificó la carne roja como “probablemente cancerígena para los humanos” y la carne procesada como “cancerígena para los humanos”.
  8. Menos carne podría suponer más comida para más gente. La ciencia sugiere que cambiando nuestra dieta por una rica en alimentos de origen vegetal se reducirían los costes medioambientales y se alimentaria a millones de personas, sin aumentar por ello el uso de los recursos naturales.
  9. Se usa una enorme cantidad de medicamentos con el ganado. De hecho el uso cada vez más rutinario, extensivo y habitual de productos antimicrobianos en la producción ganadera supone un enorme reto para la medicina animal y humana.
  10. Comer más verduras y menos carne puede salvar vidas. Si el mundo se pasara a una dieta más sana con más verduras y legumbres y menos carne podríamos evitar cinco millones de muertes al año. Eso supone una persona cada 9 minutos.
  11. ¡Hay cosas que sí podemos hacer! Podemos pedir más alimentos de origen vegetal y menos carne en nuestros colegios, universidades y comedores públicos. Podemos exigir a los gobiernos que apoyen a los pequeños productores ecológicos en lugar de subvencionar a las empresas de carne industrial. Tenemos el poder de cambiar nuestros colegios, ciudades y gobiernos.

¿Quieres más información? Todos estos datos provienen de la investigación realizada para la visión de Greenpeace sobre el ganado para 2050. 

 

  • Puedes empezar en casa

    Cosas que puedes hacer aquí y ahora con tu familia y amigos

    Actúa ya
  • Cambia tu comunidad

    Cosas que puedes hacer aquí y ahora allí donde vivas

    Actúa
  • Haz una donación

    Ayúdanos a cambiar la comida haciendo una donación

    Colabora
Join the movement